Cuando las personas altamente sensibles no nos comportamos con empatía. La luz y la sombra de este rasgo.

La vida y sus circunstancias dan para mucha reflexión, nunca te aburres. Reflexionando sobre el tema que les conté de cómo muchas personas traían su dolor del pasado para hundirse nuevamente en él (cosa de la que yo tampoco escapo a menos que tenga un día muy lúcido). Podría asegurar que las personas con las que he hablado sobre la pérdida de mi padre que se han comportado de forma menos empática son precisamente PAS. Y lo creo porque esa forma de revivir el pasado, de sentir con tanta profundidad, la forma de percibir el dolor que supuso esa pérdida para ellos y para los que le rodeaban… tiene el sello PAS. Y yo también me he comportado así, muchas veces. Así que puedo comprender muy bien lo que están pasando.
La gran empatía de las PAS hace que conectemos con el sufrimiento de los demás, pero si ese sufrimiento nos conecta con nuestro propio sufrimiento y nos hundimos en él ignorando a la persona que tenemos delante, ya no nos estamos comportando con empatía. Nos sumergimos en nuestro propio mundo de dolor y todo lo demás desaparece. Nos volvemos tóxicos para los demás y para nosotros mismos. No damos consuelo al otro y volvemos a abrir la herida que no ha sido capaz de sanar.

Por otra parte, las personas con que he hablado que más empatía han mostrado también creo que son PAS. Me han dado consuelo y compresión, sin restar importancia a mi sufrimiento.

¿Cómo es posible que dos comportamientos tan distintos se den en un mismo tipo de personas? He llegado a la conclusión de que tener empatía no es suficiente para comportarse con empatía. La empatía es una cualidad bastante compleja de gestionar que no hay que dar por sentado que sabemos hacerlo ni que lo hacemos bien.Hace falta tener cierto nivel de conciencia, salir del victimismo y hacernos cargo de nuestro propio sufrimiento. Tener mayor empatía no te hace ni mejor ni peor que otro, lo que hagas con ella será lo que te defina. Son cuestiones para tener muy presentes porque la Alta Sensibilidad se convierte en un don para uno mismo y para los demás solo cuando está bien trabajado.

Deja un comentario